Un espacio para divagaciones y aportaciones que pueden relacionarse con el diseño gráfico.

jueves, julio 14, 2005

Diseño y Música


Pocos saben (por qué deberían saberlo, ¿verdad?) que aparte de impartir clases en la Uni, y diseñar como Freelance por las tardes... me dedico a la música profesionalmente desde hace más de 8 años...

Bueno, el chiste de este rollo es que encuentro muchas, muchas concidencias entre el diseño y la música:

Ambas ocupaciones implican sensibilidad, creatividad, inspiración, bohemia (un poco, jejeje), estudio, satisfacer el gusto personal y el del cliente, inventiva, improvisación (a veces), pasión, ritmo, armonía, cadencia, variaciones, retomar conceptos anteriormente propuestos, replantear lo anteriormente establecido, hacer una propuesta y someterla al juicio del cliente.

En ambas disciplinas me encuentro muy a gusto, cuando diseño algo que me agrada, puedo pasarme días pensando en lo mismo, en como resolverlo y al final, casi siempre, llego a estar consciente de que el resultado será original y llamará la atención. Gustará pues... Y probablemente me reportará más (¿clientes? ¿espectadores?) que me buscarán por lo que hago.

Al tocar me olvido de muchas presiones, stress y malas vibras... Al diseñar también... (aunque a veces te cargas de otro tipo de preocupaciones, claro) Al tocar hay que cuidar el orden de la presentación para "llevar" al espectador de un paso a otro, guiarlo un poco para que comprenda la propuesta, conmoverlo y hacerlo sentir a gusto, conforme... y hacer que regrese y pida más de uno.

A veces, simplemente el trabajo no cuadra. Se siente fuera de compás, como que no corresponde lo que uno hace a la expextativa del cliente-espectador. Cuando eso sucede en la música te conviertes en música de fondo o en alguien que afecta la comodidad del cliente. En Diseño ocurre lo mismo: o tu trabajo pasa desapercibido o genera resultados contraproducentes. En la música hay más oportunidades de corregir el error y terminar la ejecución bien plantado y recibir aplausos.

Hay una cosa que no sucede al parejo en ambas ocupaciones: Cuando toco y lo hago bien, con buen acierto, una ejecución limpia y complaciendo al que escucha, en ocasiones (cuando toco en algún bar) me mandan un trago de cortesía. En ese ambiente a veces eso es mejor que una propina o una felicitación (luego hablamos de leyes no escritas y códigos que se sobre entienden) ... En Diseño no he visto eso todavía ;)

martes, julio 05, 2005

Top Ten Cosas Odiosas en mi Trabajo


Definitivo que hay miles de cosas que uno odia a veces de los clientes (o posibles clientes) dentro de lo que hace diario... pero como no puedo ponerlas todas (aparte no me imagino quien se entretenga leyéndolas todas) mejor hago una lista de mi Top Ten, lo bueno de hacer una lista es que después uno la revisa para ver si sucede muy a menudo y tomar acciones al respecto o ver que todo va bien y no se ha repetido algún incidente. Me da gusto ver que, en mi caso, cada vez sucede menos:

1.- Que de entrada me pidan un diseño barato. Hay clientes que ni preguntan si va a ser un diseño efectivo, ni siquiera se les ha hecho una entrevista, ni acordado nada y ya están llorando por lo que van a tener que pagar. Aquí también incluyo a los que, después de lograr haberlos canalizado por el buen sendero y ven el presupuesto piden un descuento.

2.- Que quieran que el diseño sea x o y cosa desde antes de empezar: "Yo quiero que uses algo con color azul, porque con ese color me identifica la gente" o "de una vez te digo, a mí me gustaría que usaras x tipo de letra, es muy moderna" y no se diga si me limitan a determinado tipo de papel o de tamaño sin justificación alguna.

3.- Que salgan con urgencias del tipo: "Me URGE para ayer, pero ni tengo la información, ni tampoco la menor idea de que es lo que quiero ver. ¡Para eso vengo contigo!" o "si te doy la información para el folleto mañana, ¿me garantizas que me entregas 4,000 impresos a colores, con fotos y todo, dos días después? ¿No los imprimes aquí en tu impresora? ja-ja-ja.

4.- Que me hagan una pregunta que de plano me bota de la risa, pero después me hace enojar al ver que la hicieron totalmente en serio: "¿A poco necesitas que te de dinero antes de empezar?" o que me digan "te pago por ver algunas propuestas, a ver si me convencen"

5.- Que me ayuden o le "hayan avanzado algo" a mi trabajo: "Ya lo empecé yo a diseñar en Word, o en Publisher, así que ya casi está... sólo quiero que le des una afinadita. Las imágenes claro, las bajé de internet".

6.- Que se sienten conmigo a diseñar. "Múevele aquí, cambia ese tipo de letra, como que me gustaría ver otros colores, yo pensé que era más sencillo", etc, etc.

7.- Que inviten al jefe, a la secre, al mensajero o al director que andaba por ahí, etc. a opinar acerca de lo que ven, porque son "objetivos" al no estar inmersos como "nosotros" en el trabajo. Si gustan podemos incluir aquí a los que desde un principio te buscan y te contratan, siguen de cerca el progreso del trabajo y te hacen sugerencias y cambios para, una vez terminado, te digan "ahora sí... se lo llevo a mis superiores para que le hagan observaciones y de ser necesario, cambios"

8.- Que para los pagos pendientes te quieran convertir en su socio: "Es que estamos pasando por una situación apretada, entiende que te pagamos, pero ponte la camiseta de la empresa"

9.- Que me hagan cotizar... con lujo de precisiones, detalles, especificaciones y opciones múltiples de precios y formas de pago para después decirme que me llaman luego, porque van a buscar otras opciones para concursarlas.

10.- Que a mitad del proyecto me hagan cambios que afecten a las primeras fases y por consiguiente alteren todo. Hasta el precio original pactado inicialmente: "Ah, ¿eso es lo que decías que podía incrementar el precio original? pero si es cualquier cosa la modificación!!! échanos la mano!"


En fin, si se me pasó alguna es porque la verdad no me ha sucedido (o por lo menos no la recuerdo ;) ) y probablemente no vaya tan mal la cosa...! No creen? si después surge algo les aviso.