Un espacio para divagaciones y aportaciones que pueden relacionarse con el diseño gráfico.

martes, junio 14, 2005

Lecciones de un Plomero

Bastante buena fue la lección que me dio ayer un plomero cuando le llamé porque necesitaba unas reparaciones en casa. Para empezar me contestó su secre, (que yo creo que bien podía ser su hija o su esposa, pero en fin):

-Buenas tardes! ¿con quien tengo el gusto?
-Eh, con Arturo Haro
-Gracias Arturo, ¿en qué le podemos servir?
-bueno, pues necesito algunas reparaciones en mi casa, y pensé...
-Le voy a hacer unas preguntas, para recabar toda la información, ¿está bien?
-Eeeeh, mmm... si. Adelante.
-De qué dimensiones es su casa? ¿es de una planta o de dos? ¿de qué capacidad es su cisterna?
etc, etc.

Así siguió hasta que recabó mi domicilio, una descripción del problema que tenía, mi teléfono y la hora en que un especialista podría encontrarme para, según dijo, comparar mi información con una inspección personal en mi casa y diagnosticar con precisión las acciones que tomarían, para posteriormente (al siguiente día) llamarme para darme un presupuesto del costo del trabajo y ver si estaba de acuerdo para firmar un contrato y arreglar mis broncas, Pffft.

Debo mencionar que le dije que sólo quería que me limpiaran mi depósito de agua y mi cisterna, ah! y reparar una bomba para subir el agua. -Por supuesto, me dijo ella -está bien, pero sí necesitamos primero hacer una estimación real del trabajo y el costo que tiene para que Ud. esté conforme.

Cuando terminó la llamada recordé a todos y cada uno de los clientes/amigos/parientes que me han pedido precios o cotizaciones "así más o menos ¿cuanto saldría?" y recordé que con algunos realmente batallé para darles precios justos para ambas partes, y recordé también a cuantos "les dije un aproximado"... Algunos regresaron, otros no.

Bueno, pues no lo vuelvo a hacer. No hay diferencia...

Si el plomero me hubiera dicho así al aire, y por teléfono "Pues andará por unos xxxx pesos" tal vez le hubiera dejado hacer la chamba, tal vez hubiera pensado que me robaba.
Pero sí me llamó la atención que NI UN PLOMERO (y conste que no menosprecio, eh) se deja influir por las presiones de un cliente que tiene prisa o que antes de saber el precio ya está regateando o lloriqueando... ¿¿¿¿Por qué para el diseñador es a veces tan difícil??????

Sr. Plomero, gracias por la lección.

6 Comments:

Anonymous Jorge Cerda said...

hola Arturo, me parecio muy interesante tu experiencia con el plomero.
Es increible como nosotros como diseñadores muchas veces nos dejamos impresionar por un "posible cliente".
Creo que yo tambien he aprendido una vaiosa leccion.

Por cierto, no vi ninguna licencia de contenidos en tu sitio y me tome la libertad de publicar tu tema en mi blog peronal haciendo referencia a tu sitio.

Puedes verlo aqui: www.jorgecerda.info

Saludes desde Nicaragua.

11:57 a. m.

 
Blogger Arturo Haro said...

vaya, pues gracias... ahi pasaré a ver tu site!
A este paso me haré famoso muy pronto!!

2:07 p. m.

 
Anonymous CFCG said...

Arturo, tienes mucha razón en la reflexión que haces. En mi opinión, la mayoría de diseñadores no se preocupan por tratar de agarrar el volante en la relación cliente / DG; porque para lograr eso hay que estrellarse infinidad de veces y no sólo volver a intentarlo es la solución, sino que aparte se deben analizar bajo microscopio los errores cometidos durante la duración de la relación, es decir; si la comodidad mental de un diseñador es más grande que su curiosidad por mejorar, resulta obvio que su quehacer sea percibido como cualquier cosita.

Saludos.

1:32 p. m.

 
Blogger Arturo Haro said...

Bueno, a veces es simplemente que uno no quiere meterse en broncas...

Hay una frase que dice "Es más sabio quien EVITA los problemas en lugar de ENFRENTARLOS"

A veces concuerdo con ella y otras se me hace una vil tontería.


Se supone que si te portas como un profesional (que en verdad es difícil) trabajarás con clientes profesionales...

No siempre es el caso.

5:55 p. m.

 
Blogger godo said...

Por qué en ocasiones la opinión de un diseñador no tiene el mismo peso que tendría la de un ingeniero frente a un cliente?

Creo que la falta de rigurosidad en nuestro medio (diseño) y la falta de cultura de los clientes perjudica la imagen del diseñador frente al cliente. "Ah..tú eres el diseñador.. claro si vienes todo hippie, no podrías ser el ingeniero", "es que ustedes son locos" o "son tan volados", "artistas" por que? Todo absolutamente todo lo que ves a tu alrededor esta diseñado.

Entonces? Respeto a los diseñadores, pero quiere a tus hermanos diseñadores como te quieres a ti mismo. Comparte y enseña, para que las personas conozcan el valor del diseño, y no sólo usen el discurso de "podríamos tomar el ejemplo de italia, japon o los paises escandinavos.. que hace 50 años comprendieron el valor del diseño"

Eso fué hace 50 años viejo...

Hay que seguir aprendiendo, seguir buscando libros y teorias, ensayos y discusiones con otros.

Salud.

8:00 p. m.

 
Blogger DGDLEON said...

Vaya que es una buena leccion y no dejarnos presionar por un posible cliente, es muy cierto...

3:57 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home