Un espacio para divagaciones y aportaciones que pueden relacionarse con el diseño gráfico.

viernes, abril 01, 2005

Acerca de una marca

Una marca es un instrumento de comunicación para una empresa que ofrece ciertos servicios o productos.
La decisión respecto a como se llamará un nuevo producto o servicio seguramente será la más importante en todo el proceso de gestación de la empresa, servicio o producto, cuando es una decisión correcta contribuye poderosamente al éxito, pero si esta decisión se toma a la ligera puede hacer más difícil el camino a la meta o incluso puede propiciar el fracaso de la ingtroducción del producto, servicio, etc.

Una buena marca es aquella que la gente recuerda fácilmente, asociándola con el producto que representa sin dificultad (ojo, no estamos hablando de que deba ser obvia y carente de originalidad) y que NO requiere una gran inversión publicitaria para penetrar en sus mercados. Por ello, una buena marca es una inversión que debe ser vista con ojos de futuro, y al paso de los años se convierte en uno de los activos más grandes de una empresa.

Una vez definidos los objetivos de comunicación, y el mensaje que se transmitirá al segmento por medio de la imagen de identidad (marca comercial) conviene utilizar algunas herramientas de la mercadotecnia para "ubicar" al producto dentro del mercado, compararlo con sus competidores, descubrir sus ventajas, desventajas, etc. De esta manera podremos estar en posición de empezar a conceptualizar para el diseño.

Cuando el cliente no cuenta con una marca comercial definida en base a un nombre es posible orientarlo mediante procedimientos creativos para la creación de un nombre que sirva para identificar al producto. De la misma manera se puede utilizar para desarrollar un slogan (frase publicitaria) para cada uno de los posibles nombres de una breve lista.

Es importante que esta lista se depure basándose en criterios lo más objetivamente posible. A pesar de que el nombre final y el slogan deben satisfacer al cliente (y deberían también satisfacer al diseñador) es claro que no siempre el cliente (ni el diseñador) son los objetivos a abarcar como segmento.

Una vez obtenidos los nombres (con sus frases) depurados se tramita una búsqueda de marca (en México se efectúa este procedimiento ante el IMPI, Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial) para poder garantizar la viabilidad de su registro. De esta manera, y si todo se resuelve positivamente, nuestro cliente podrá ser usuario exclusivo de su marca comercial y su slogan.